Título

Escrito por futurologia 24-02-2014 en horóscopo. Comentarios (0)

 La futurología es una disciplina y un conjunto de metodologías orientadas a futuro. Básicamente se trata de imaginar escenarios futuros posibles, denominados futuribles, y en ocasiones de determinar su probabilidad, con el fin último de planificar las acciones necesarias para evitar o acelerar su ocurrencia.

En ocasiones, el término futurología hace referencia a otras disciplinas no basadas en el método científico como, por ejemplo, astrología o la ciencia ficción.

Predecir el futuro es una actividad tan antigua como la civilización misma. Ha estado en la mente del ser humano desde que tuvo conciencia de su existencia y así ha permanecido hasta nuestros días. A lo largo de la historia se ha podido observar como gran cantidad de personajes han tratado de vaticinar hechos futuros mediante la utilización de diferentes técnicas adivinatorias acertando supuestamente algunos y fallando en otros de sus augurios.

El futuro es incognoscible e impredecible por sus propias características de tal forma que lo único que se puede hacer es pensar en él como una probabilidad de ocurrencia y no desde el punto de vista determinista-reduccionista en el cual, analizando la situación presente, es posible definirlo, como se señaló. La futurología, como arte o conjunto de técnicas para pronosticar el futuro, será tanto o más eficiente en tanto y cuanto analice con mayor profundidad el germen presente y sólo podrá hacerlo dentro de un margen de error probabilístico cada vez menor pero margen al fin y al cabo.

Predecir que nos espera mañana con exactitud, es imposible. En este sentido debemos admitir lo señalado por Morin  "…la única certidumbre que tiene la especie humana es sin duda la muerte". ¿Cómo y cuándo sucederá ya sea en forma individual o colectivamente como en el fin del mundo? La muerte individual es un hecho inobjetable y sucederá natural o accidentalmente en algún momento futuro a pesar de todos los esfuerzos que haga el hombre por evitarla ni con todo los adelantos que pueda inventar.

La verdadera incógnita que tiene el hombre es conocer el fin de la humanidad. Algunos agoreros o profetas señalan este fin de dos maneras: una causada por la misma humanidad a través de la superpoblación, una guerra nuclear o una pandemia y aun así algo de raza humana quedará para fundar un nuevo mundo. La otra opción es una causa exógena a la Tierra:  choque del planeta con un asteroide, alguna plaga extraterrestre que no tenga cura, una civilización alienígena que acabe con la humanidad, entre otras causas, y aun así, como en el caso anterior, algo o alguien quedará para repoblar al planeta. Es decir, si alguna predicción de este tipo llegara a ocurrir sería no el fin sino el comienzo de otra humanidad como, supuestamente, está escrito en el código maya.

Ciertamente lo que sí está ocurriendo es que el hombre está destruyendo su hábitat. Las consecuencias se están viviendo actualmente a través del calentamiento global, la destrucción de la capa de ozono, la destrucción de mares y bosques productores de alimento y oxígeno, el deshielo de los casquetes polares, el hacinamiento cada día mayor en las grandes urbes, el hambre provocada por el mismo hombre, son algunas de las perspectivas sombrías que actualmente se vislumbran. ¿Está el hombre en capacidad de revertir esta situación? Cantidad de reuniones, congresos y simposios se han hecho, se hacen y se harán sólo plenos, tal vez, de buenas intenciones que casi nunca llegan a cumplirse. El deterioro, según expertos, es casi irreversible y deberán transcurrir unos mil años para detenerlo totalmente. Está en nuestras manos hacerlo, ¿lo haremos?